jueves, 10 de noviembre de 2011

Dos Chubasqueros Calentitos

Por fin, después de numerosos intentos, encontré en el cajón de telas de oportunidades de “mi” IKEA algo que me despertó el gusanillo. Se trataba de una pieza enorme de plástico (síiii, pláaaaastico) de lunares, que probablemente procede de una cortina de ducha.

Así que dispuesta a sacarle todo el partido a la media docena larga de prensatelas de mi Viking, dije: ¡a coser plástico, nena!

El principal problema que tiene coser telas plastificadas, polipieles, vinilos y otros tejidos similares es que se “pegan” al prensatelas y no corren… vamos, desesperante total. En Internet encontraréis un buen puñado de consejos para facilitar esta tarea. Desde papel de seda hasta cinta de carrocero… pasando, claro por el prensatelas específico. El prensatelas “H” de la Viking está hecho de un material especial que impide que el tejido se quede enganchado a la máquina.

El segundo problema que tiene coser tela impermeable es que en el momento en que le metes una aguja… pues por ahí ya no es impermeable. Así que he intentado minimizar las costuras, sobre todo aquellas que más se van a mojar: las de los hombros y las sisas.

Por dentro, seguiremos sacándole partido a la polarvide, y forraremos de polar los chubasquerillos (que no sé yo si se me van a asfixiar las pobres criaturas…) En muchos sitios, coseremos el plástico junto al polar para facilitar el manejo del plástico y para “reforzar” la costura, que al no ser “flexible” puede rasgarse con más facilidad.

Necesitarás:
  • 1,2 m x 1,2 m (aprox) de tela impermeable (hule, plástico, vinilo, algodón laminado…)
  • La misma cantidad de forro polar
  • Cremallera de chaqueta (son las que se abren del todo) de 45 cm (este es el tamaño que yo he usado para 2 años)
  • Papel para los patrones
  • Truqui para coser: prensatelas específico, papel de seda, cinta de carrocero…
  • Máquina de coser, hilo, tijeras, tijeras de bastillar, lápiz…
1. El patrón
Para sacar el patrón del chubasquero, tomaremos como referencia una sudadera o abrigo del peque, que le quede razonablemente holgada, ya que debajo llevarán más ropa.

Para no tener que hacer costuras en los hombros y las sisas, cortaremos el cuerpo junto a las mangas con la tela doblada a la mitad. Para ello, la envergadura del abrigo ha de ser horizontal, en lugar de ligeramente inclinada como en una prenda normal (sigue leyendo, que luego está más claro).

Dibujamos sobre el papel la anchura de los hombros y la abertura del cuello y marcamos el ancho del cuerpo. Después, giramos la prenda para “transplantar” la longitud de las mangas.
A continuación silueteamos el contorno de la manga y adaptamos la sisa hasta alcanzar el ancho de la prenda que señalamos antes.
En estos patrones he marcado una señal para hacer una pequeña pinza en la axila para disimular la forma tan cuadrada que hemos hecho en la parte de arriba, pero luego pensé que a lo mejor no era tan buena idea…
Si os fijáis, sólo hemos marcado un cuarto de patrón, ya que cortaremos la tela en doblez por los hombros y por el eje vertical. Así nos aseguramos de que la prenda es simétrica por todos lados.

Para la capucha, tendremos que tener en cuenta la longitud total de la abertura del cuello (ese será el ancho de tu capucha) y el alto que queramos para que le quede holgada y se pueda usar. Yo he copiado el patrón de la capucha de la sudadera que he usado para el resto. Esta pieza también la cortaremos en doblez (quedará arriba, de modo que sólo habrá costura en la parte de atrás y la curva de la capucha)

2. Cortando la tela
Como os comentaba, cortaremos en cuatro dobleces, para que la prenda sea totalmente simétrica.
Para cortar el plástico y sujetarlo bien, yo me he ayudado de unas pinzas para la ropa para que no deslicen unas capas de plástico sobre las otras al cortar.
Tendremos una pieza de polar para el cuerpo y otra para la capucha y una de plástico para el cuerpo y otra para la capucha. Cortaremos la pechera de cada pieza por la mitad a lo largo para colocar la cremallera.
El polar lo cortaremos exactamente a la medida que va a tener la prenda final (en mangas, largo y capucha) mientras que el plástico tendrá un centímetro o centímetro y medio más, ya que será con este cachito que haremos el dobladillo. El los laterales (costado y manga) y en el corte frontal, la longitud será la misma.
Es muy importante que todo esté muy bien cortado!!!

3. Cosiendo
Ahora es importante seguir el orden que os pongo, para que sea más fácil y el acabado sea mejor.

Tengo que decir, que al principio intenté hacerlo todo sin usar alfileres, sólo con las pinzas de la ropa, pero tuve que acabar “pinchando” el plástico porque si no era inmanejable. Para no estropearlo mucho, cogí los alfileres muy al borde de la tela, cosiendo por detrás de ellos y así los agujeros quedarían en el margen de costura.

Primero, cose la costura de la capucha, tanto del plástico como del polar.
Después uniremos la capucha de plástico al cuerpo de plástico y la capucha de polar al cuerpo de polar. Todo ello encarando los lados derechos.

Las costuras deben quedar hacia dentro en ambos casos, de modo que por fuera se vea terminadito y por el forro también.

A continuación la cremallera. Para coserla como un sándwich entre el plástico y el polar, debéis hacer lo siguiente:
  •  Coloca primero el polar con la cara buena hacia arriba (osea, la que se va a ver, la que está en contacto con el niño)
  • Sobre esta, la cremallera con la cara buena hacia arriba y alineada con el borde del polar. Por el extremo de abajo, deja medio centímetro desde el borde del polar para poner el principio de la cremallera.
  • Por último, el plástico con la cara buena hacia abajo y alineada también con el borde de la cremallera. No olvides que la pieza de plástico es más larga que la de polar, por lo que tendrás que cuadrar el extremo superior, donde comienzan las capuchas.
Para coser el otro lado de la cremallera, compón el sándwich anterior una vez cosido, de manera que quede todo del derecho, a su ser. Ahora tendrás el borde “libre” de la cremallera expuesto. Bueno, pues monta el mismo sándwich que antes: el polar con la cara buena hacia arriba, el mogollón ya cosido con el lado bueno de la cremallera hacia arriba y por último el plástico con la cara buena hacia abajo. Cuadra todo bien bien para que la cremallera quede alineada.
Una vez cosida la cremallera, puedes abrirla y trabajar como si no estuviera, por eso era más cómodo coserla primero.

Lo siguiente que coseremos será el dobladillo de la capucha y el dobladillo de las mangas. Para ello, doblamos el sobrante de plástico hasta alcanzar el polar y cosemos un pespunte. Además, yo he recortado el plástico con las tijeras de picos para que el acabado sea más “fino”.
Después, cosemos los costados y la mangas, todo seguido y pivotando la labor al llegar a la sisa.
Por último, el dobladillo de abajo, de la misma manera que el de la capucha y las mangas.
Ahora se supone que tengo que hacer el de P… pero no sé yo si no lo voy a dejar ya para la primavera…

17 comentarios:

  1. está precioso!!
    está súper bien pensado lo de que no haya costuras en hombros ni sisas!
    pero no me animo, qué trabajazo, y qué miedo no poder descoser, los agujeritos, que se estropee la tela donde las costuras...
    además que compramos un chubasquero en las rebajas... también de lunares!! jejejeje :D

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado genial! Qué pasada!

    ResponderEliminar
  3. Esto ya es demasiado para mí...
    Ha quedado chulísimo, guapa!!!

    ResponderEliminar
  4. Qué sencillo parece pero vaya trabajazo! yo con estos plásticos acabo tirando la máquina por la ventana.
    María

    ResponderEliminar
  5. Estan geniales, y son una pasada de curro.

    ResponderEliminar
  6. madre mia que currada, te ha quedado genial pero está fuera de mis posibilidades costuriles, quizás...

    ResponderEliminar
  7. Ualaaa qué pasada! Me encanta!! Y es que chubasqueros hay, pero forraditos de polar la verdad es que no he encontrado ninguno, qué guay!
    Eres una artistaza, y no sólo con las costuritas sino con las ideas y las combinaciones, me encanta! ;)

    ResponderEliminar
  8. pero que maravilla, no sé si es mejor el trabajo que has hecho con el tutorial o el chubasquero, todo genial, un besote!

    ResponderEliminar
  9. Alucinada me has dejado!!!. Esto para mi está a otro nivel desde luego.
    Ahora queremos foto con los modelos!

    ResponderEliminar
  10. Buah, nunca hubiera pensado en una cortina de ducha para un chubasquero, creo que hasta me voy a animar!
    Gracias! Te ha quedado genial!

    ResponderEliminar
  11. Impresionante! La idea, el curro y las explicaciones !! Una pasada..., lo tendré en cuenta por si llega el día que me atreva a intentarlo! gracias

    ResponderEliminar
  12. pues que chulada, chica! según lo explicas parece fácil y todo...

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias a todas!!!
    A ver, que no es que sea yo aquí la repanocha!!! Lo único "difícil" fue coser la capucha de plástico al cuerpo, porque claro, no cede ni pa trás... pero lo demás, realmente no tiene más misterio que cortar todo muy bien y cuadrarlo.
    Además, el plástico este era como "mate" no sé como explicarlo y se cosía bien con un prensatelas normal ;)

    ResponderEliminar
  14. Me encantan! Vaya currazo! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Pues a mi me sigue pareciendo lo más complicado de explicar la colocación de la cremallera. Por el resto, te ha quedado genial.

    ResponderEliminar
  16. Qué bien te ha quedado!! Me encanta!! Una muy buena idea! Saludos.

    ResponderEliminar
  17. que guapo! y al final aguanta la lluvia? yo había pensado hacer uno con hule (creo que se dice así...). ya te contaré qué tal. aunque claro, con la cantidad de cosas que tengo pensadas hacer, igual no es hasta el año que viene...muchos saludos

    ResponderEliminar